¿A qué edad te quieres casar?

Ingrid Cruz

Alrededor de mis 10 u 11 años, cuando aún cursaba la primaria, estaba de moda el juego del piojito de papel. Las niñas de mi salón lo jugaban seguido, así que eventualmente también yo lo hice. La primera vez, entre curiosa y confundida, prestaba mucha atención a sus respuestas, pues nunca me había detenido a pensar a qué edad quería casarme ni cuántos hijos quería tener, mientras que ellas parecían tener su respuesta muy bien definida. Recuerdo que las edades anotadas en el piojito oscilaban entre los 22 y los 25 años, la mayoría de niñas escogían la edad más temprana para casarse, argumentando que querían ser madres jóvenes. Cuando mi turno llegó, aún confundida, decidí que lo mejor era copiar las respuestas que más se habían repetido. No había problema, todas coincidimos que, en efecto, era mejor ser una madre joven.

Haber jugado únicamente logró que un conflicto naciera en mí: ahora sí que me había puesto a pensar a qué edad quería casarme y cuántos hijos quería tener. Yo siempre tuve el privilegio de tener un cuarto propio, así que en aquellos momentos me encerraba en él por horas a pensar y hacer cuentas, pensando si la vida me iba alcanzar para poder ser una madre joven… Todo mientras seguía en la primaria.

Desde que era muy pequeña, viajar se convirtió en una de mis metas principales, por lo que, después de jugar al piojito, también se convirtió en mi mayor preocupación. Me preocupaba no poder viajar tanto como yo quería, porque según mis cuentas, si terminaba mi carrera universitaria a los 22, y luego trabajaba por una año para ahorrar, luego, otro año para viajar (ingenua y claramente sin tomar en cuenta ni una sola complicación), al siguiente año cumpliría 24 y esa era la edad indicada para casarse: no podía alargar más el tiempo de viaje. Pero un solo año para viajar me parecía muy poco, el mundo tan grande y el tiempo tan corto me comían el cerebro, el matrimonio se había vuelto un gran impedimento para cumplir mis sueños.

Finalmente, cuando entré a la secundaria, descubrí que había personas que no se casaban ni tenían hijos, lo mejor de todo era que no lo hacían porque simplemente no querían. Este dato fue el que finalmente me abrió las puertas del mundo; pensar en el matrimonio nunca fue emocionante, sino angustiante, así que decidí no casarme. Sin embargo, siempre estuve bajo los típicos comentarios del estilo “eso dices ahora, pero espérate a que crezcas”, “¿y quién te va a cuidar cuando seas mayor?”, “te vas a sentir sola y te vas a querer casar”,  lo que provocó que por mucho tiempo también me cerrara a opciones, hasta que entendí que no era cuestión de obligación, sino de decisión. 

No es secreto que a las niñas se nos asigna un rol en la sociedad desde que nacemos. La maternidad es nuestra única opción para ser felices, a los ojos de la sociedad, es casi como si no pudiéramos ser mujeres si no somos madres. Los juguetes son un gran ejemplo, nos van inculcando los roles a través de ellos: los niños juegan con carros, herramientas y superhéroes que salvan al mundo, mientras que las niñas se limitan a tener bebés de juguetes y muñecas bonitas que tienen un novio guapo. Los hombres tienen las puertas del mundo abiertas, nosotras tenemos que abrirlas a empujones, porque se nos enseñó a creer que un hombre que no se casa puede ser escritor, militar, chef, empresario, científico, etc., pero si una mujer decide no casarse, su única opción es la de convertirse en “la loca de los gatos”.

Después de mucho tiempo logré darle un mejor uso a mi cuarto, ahora que diversos caminos se presentaban ante mí y liberada de las cadenas que tanto tiempo me tuvieron atada e inmovilizada en espera de una maternidad temprana, al fin pude pensar lo que yo quería hacer, y no lo que otros me decían que tenía qué hacer.


LA AUTORA

Ingrid Cruz Tiene 20 años, vive en la tierra de Rosario Castellanos (en sus palabras, su mayor logro hasta ahora): Comitán de Dominguez. Es una persona caserita, le gusta estar con su familia y cuidar plantas, pero que sean de las que les gusta la sombrita porque a ella no le gusta el calor

Rulforever: curso-taller con Abi Cortés

Rulforever

Convida Abi Cortés, Cuidadora de la Casa de Escorpio

 

Curso-taller de cinco semanas
Espacia sólo para morras
Duración: 10 horas
Costo: $700
Inscripciones al correo: lectorasnofans@gmail.com

 

Fechas y horarios

Turno vespertino
Viernes 1*, 8, 15, 22 y 29 de octubre de 6:00 PM a 8:00 PM

*El viernes 1 de octubre no habrá videollamada.  En su lugar, recibirás un kit de videos introductorios. Nota: en todas las demás fechas sí habrá videollamada.

Turno matutino
Sábados 2*, 9, 16, 23 y 30 de octubre de 11:00 AM a 1:00 PM

*El sábado 2 de octubre no habrá videollamada. En su lugar, recibirás un kit de videos introductorios. Nota: en todas las demás fechas sí habrá videollamada.

 

Presentación

Rulforever es un curso-taller para leer, analizar y comentar la obra de Juan Rulfo. Este espacio está dirigido a:

  • Lectoras interesadas en reflexionar conjuntamente las formas de analizar textos.
  • Lectoras que quieran conversar sobre lo que les gusta y no les gusta de la obra rulfiana.
  • Apasionadas por el chismito literario, el emperre y el despotrique.

Objetivos

  • Revisar conceptos teóricos básicos que nos servirán como herramientas para comprender la estructura de un relato. 
  • Ejercitar la aplicación de dichos conceptos en la obra de Juan Rulfo. 
  • Conocer los acontecimientos más destacados del campo literario mexicano del Siglo XX y su repercusión en la obra rulfiana.
  • Derribar la creencia de que Pedro Páramo es una obra difícil (casi imposible) de leer.
  • Desenmarañar el método creativo de Juan Rulfo.
  • Jugar con las posibilidades a partir de ejercicios de escritura con temática rulfiana.

Ruta temática

Primero haremos una lectura minuciosa de la conferencia “El desafío de la creación” donde Rulfo nos habla de los elementos necesarios para la creación de un relato. Asimismo, revisaremos los conceptos narrador, personaje, tiempo y espacio a partir del libro El relato en perspectiva de Luz Aurora Pimentel. Posteriormente, profundizaremos en la situación del campo literario mexicano en los tiempos de Rulfo para comprender mejor el impacto de su obra. Posteriormente llevaremos a la práctica lo antes dicho en un análisis colectivo del cuento “¡Diles que no me maten!”; luego, desmenuzaremos Pedro Páramo; por último, revisaremos una selección del epistolario de Juan Rulfo titulado Cartas a Clara para ver de cerca el proceso creativo de Rulfo, conocer conceptos de teoría autobiográfica y reflexionar sobre nuestra manera de leer textos autobiográficos; además,  dialogaremos sobre nuestras inquietudes como lectoras y escritoras.

 

¿Qué vamos a leer?

  1. Rulfo, Juan, “El desafío de la creación”
  2. –, “¡Diles que no me maten!”
  3. –, Pedro Páramo
  4. –, Cartas a Clara (selección)

Nota: Por supuesto, las lecturas que realizaremos en el curso vienen incluidas y se las compartiré mediante una carpeta de drive.

 

Temario

Semana 1

En la primera semana no tendremos videollamada. En su lugar recibirás vía correo electrónico un kit de videos introductorios:

  • Video 1: ¿Quiúbole con la literatura mexicana en tiempos de Juan Rulfo?
  • Video 2: El método creativo de Juan Rulfo
  • Video 3: Conceptos básicos de narratología

Semana 2

Bienvenida y platicación sobre “El desafío de la creación” (Sesión vía zoom)

Semana 3

Análisis colectivo de “¡Diles que no me maten!” (Sesión vía zoom)

Semana 4

Desmenuzando obras: ¿Cómo está construido Pedro Páramo? (Sesión vía zoom)

Semana 5

Cartas a Clara: las vacas sagradas también son personas (Sesión vía zoom)

 

Nota: las sesiones serán grabadas por si se llega a dar el caso de que no puedas estar en alguna, así podrás verla después.

 

Sobre la tallerista

¡Hola! Mi nombre es Abigaíl Cortés. Nací entre los límites de Tláhuac e Iztapalapa en 1993. Soy Cuidadora de la Casa de Escorpio en Pensar lo doméstico; soy escritora, tallerista, lectora, editora y creadora de contenido en el canal de Youtube Cianómetro donde hablo sobre literatura, procesos creativos y tristezas de la vida escritural.

En 2016 trabajé en un proyecto llamado Procesos de la construcción del yo en la escritura autobiográfica en México Este fue un periodo muy importante en mi carrera porque aprendí muchísimo sobre la historia de la literatura en México, sobre la estructura de la autobiografía, y, sobre todo, fue el lugar donde comencé a cuestionarme sobre los fundamentos de la crítica literaria.

En este proyecto me encontré por primera vez con el epistolario de Juan Rulfo y gracias a ello escribí una tesis llamada: “El trabajo creativo y la consolidación autoral de Juan Rulfo a partir de Cartas a Clara”. Te cuento esto porque todos estos años de trabajo han influido en la creación de Rulforever. Un curso-taller donde seremos lectoras y escritoras sin temor a los comentarios impopulares alrededor de la obra de Juan Rulfo.

Si tienes alguna duda, pregunta, comentario sobre el curso, si quieres mandarme un saludo cordial o lo que surja, puedes contactarme en Twitter, en mi cuenta de Instagram o al correo lectorasnofans@gmail.com

Lavando los trastes

Ceci Arrieta

Lavando los trastes…

Trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón…

Trastes sucios; sucios por las actividades del día, un desayuno, un tentempié, quizás un bocado a hurtadillas, una comida en familia, un platillo en solitario. Trastes por denominación cultural, ¿de qué otra forma se les puede llamar? Trastes sucios: tuvieron los alimentos y ya no, la suciedad hasta podría parecer un recuerdo de lo que fue.

Agua, la purificadora, la que les permite renacer para poder sostener otra vez alimento. Una sensación de fluidez. 

Jabón, el que permite que la grasa resbale y hace que la piel se reseque; jabón, el que hace que huelan a limón, como si el olor a comida no hubiera sido agradable. Jabón acompañado de un estropajo: el que se queda con los restos, el que no tiene opción.

Trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón; trastes sucios, agua y jabón… un ciclo sin fin, una actividad cotidiana y el mejor momento para pensar, para idear una historia, para saber cómo acabar ese ensayo, para imaginar. Ciclo de una actividad que no requiere gran pensamiento para que la imaginación vuele, que el cuerpo tenga una frontera, pero la mente, ninguna.

Lavando los trastes… Lavando los trastes surgen las mejores historias.

 

 

Pero cocinar,… por favor, no me pidas que cocine. Yo lavo los trastes cuando acabes.


 

LA AUTORA

Captura de Pantalla 2021-09-14 a la(s) 12.27.43Ceci Arrieta. Es una estudiante de letras inglesas mexicana a la cual le gusta ensimismarse en sus pensamientos. Lee porque es una forma de compañía y comunidad. Y, por último, le encanta pasar tiempo con su familia y amigos, su hogar.

Reseña punk: El pasante de moda

3-247-R5FGGW1510904661-modified

Abigaíl Cortés

No hay nada más triste que un lunes que no es feriado. Inicia la semana y, de nuevo, nos vemos atadas a la rutina: cae el peso de la escuela, les hijes, las tareas, la comida, la limpieza y la labores de oficina.

En estos tiempos de incertidumbre, los rituales son ese pequeño momento que nos da estructura. El ritual de mi casa es ver El pasante de moda cada lunes.

Esta película dirigida por Nancy Meyers cuenta la historia de Ben Whittaker (Robert De Niro), un adulto mayor jubilado que aparentemente ya no tiene nada qué hacer. Entonces, para ocuparse, Ben se postula para ser pasante en una pequeña empresa que vende ropa en línea. El primer diálogo de Ben es el siguiente:

«Freud dijo: ‘amor y trabajo, trabajo y amor, eso es todo’. Yo estoy jubilado y mi esposa está muerta, como imaginarán eso me ha dado mucho tiempo libre. Mi esposa falleció hace tres años y medio, pienso en ella todos los días y ¿la jubilación? Ese es un incesante y eterno esfuerzo de creatividad.»

En El pasante de moda, Meyers hace que dos generaciones convivan en un ambiente laboral. Asimismo, la historia se desarrolla en un contexto ideal. Es decir, Ben es un hombre pensionado y quiere trabajar por gusto y no por necesitad, el dinero no es un problema para él. Gracias a ello se convierte en pasante en un espacio laboral con gente joven y de esa convivencia intergeneracional surge un intercambio de saberes y Ben vuelva a sentirse otra vez como una persona activa.

Por otra parte, mi generación es la generación que no alcanzó terrenos baratos. La jubilación no parece un destino y mi esfuerzo de creatividad es ver cómo llegaré a fin de mes. Sin embargo, me transmite una pequeña tranquilidad saber que en algunos relatos la jubilación es existe y que es posible envejecer con dignidad ¿no es bonito ver que el dinero no es un problema aunque sea sólo en la ficción?

Sentidos comentarios finales, quisquillosos y amargados

Más que un comentario tengo una pregunta venenosa: ¿Qué pasaría si los académicos se volvieran pasantes? es decir, ¿Qué pasaría si dejaran de aferrarse y cedieran espacios sin nepotismo alguno?


3Abigaíl Cortés
Nació entre los límites de Tláhuac e Iztapalapa en 1993. Es cuidadora, tallerista, lectora, escritora, editora y Pensadora de la Casa de Escorpio en Pensar lo doméstico. Cursó una licenciatura en Letras Hispánicas y sólo aprendió a deprimirse. Puedes seguirla en Instagram dando clic aquí o en Twitter dando clic acá.

Reseña Punk
Desde la Casa de Escorpio para el mundo, Reseña punk es una publicación periódica que llega el día que menos te lo esperas. La primera temporada de este ciclo de reseñas tratará sobre películas cuyos protagonistas son personas en o cerca de la tercera edad.

“Se hacen poemas y escenas para casa habitación” con Lauri García Dueñas y Alejandra Moffat Varas

1

Imparten: Lauri Cristina García Dueñas y Alejandra Moffat Varas
Modalidad: En línea
Lunes 6, 13, 20 y 27 de septiembre de 5 p.m. a 7 p.m. (Horario de la CDMX)
Costo por persona: $2000
Inscripciones e informes al correo: lauriluciernaga@gmail.com

 

Dirigido a
Personas mayores de 18 años que quieran experimentar con la escritura de textos poéticos y dramáticos como catarsis al confinamiento, pandemia y postpandemia. No se necesita experiencia previa en la escritura creativa. 

 

Objetivo principal

  • Detonar la escritura poética y dramática con contenido autobiográfico o de autoficción. 

Objetivos específicos 

  • Aprender nociones de la escritura de textos poéticos y escribir al menos un texto poético. 
  • Conocer herramientas de la dramaturgia y escribir al menos una escena para teatro, video, cine o Tik Tok. 

Temario 
Infancia y casa
La familia y el cubil
El cuerpo y el deseo
La otredad del adentro y del afuera

 

Bibliografía
Alzati, Andrea. “Tres poemas”, Revista Fractal, México, 2016.
Carson, Anne. “Autobiografía en rojo”, Editorial Pre-textos, 2016.
Delgado, Nicole. “Selección de poemas, Poetas del Siglo XXI”, España, 2012.
Fernández, Nona. “Space Invaders”, Chile, 2013.
Luque, María. “Casa transparente”, España. 2017.
Ivo, Ledo. “Finisterra”, J. Olympio, Río de Janeiro, 1972.
Pleitez Vela, Tania. “Preguerra”, Kalina, El Salvador, 2017.
Reyes, Emma. “Memoria por correspondencia”, Colombia, 2012. 

 

Lauri Cristina García Dueñas

circle-cropped (4)

(San Salvador, 1980). Escritora y periodista. Maestra en Comunicación y Cultura por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), gracias a una beca de la Fundación Heinrich Böll.

Poemarios publicados: La primavera se amotina, Sucias palabras de amor, Del mar es el ahogo (XVII Premio Interamericano de Poesía Navachiste, Sinaloa, Jóvenes Creadores 2009), El tiempo es un texto indescifrable, La tía y Atávica memoria: Virginia. Así como las plaquets: Hombre mar y Mujer en El Mar, el desierto es verde, un error espectacular atravesado por avenidas e hipopótamos líquidos, Saigón, Cuaderno africano, América, Aquí en el borde cúspide y Filigranas.

Co-autora de los libros de investigación periodística: Tribus Urbanas en El Salvador y El asesinato de Roque Dalton. Mapa de un largo silencio.

Para teatro, ha escrito Mientras más se grita menos se mata (2011), Mamífera (2017), El deseo de los otros no se puede controlar (2018)  y Del otro lado del cielo (2019).

Algunos de sus textos han sido traducidos al inglés, catalán, alemán, italiano y  árabe. 

Ha participado en lecturas en voz alta y talleres en  Kenia, Francia, Colombia, Chile, México y El Salvador. 

En 2015 y 2016, ganó dos primeros premios únicos nacionales en el área de poesía en El Salvador. En 2015, obtuvo el tercer lugar en el concurso “La crónica como antídoto” organizado por el Centro Cultural Tlatelolco de la UNAM. En 2019, fue una de las cuatro finalistas del Premio de Novela “Hugo Lindo” de la Universidad “José Matías Delgado” en El Salvador con su novela inédita Abril donde no estás.

Colabora con el Programa de Escritura Creativa (PEC) desde 2010 de la Universidad del Claustro de Sor Juana México. 

Ha colaborado en proyectos con PNUD, AECID, ONU Mujeres, OXFAM y Fundación Heinrich Böll.

Blog: www.laurigarcialuciernaga.blogspot.com
Correo electrónico: lauriluciernaga@gmail.com
Twitter: @lauriluciernaga
FB: Lauri García Dueñas
IG: @laurigd

 

Alejandra Moffat Varas

circle-cropped (5)

(Los Ángeles, Chile, 1982). Es escritora, guionista y dramaturga. Coguionista de las películas Las cartas que escribí y nunca envié de José Luis Torres Leiva, La casa Lobo de Joaquín Cociña y Cristóbal León y Una historia sin destino de Enrique Ramírez, entre otras.

Las películas en las que a trabajado han sido premiadas en festivales internacionales como Berlinale, Transcinema International Film Festival, Cinema Tropical, Aneccy, Festival Internacional de La Habana, Festival Internacional de Cine de Valdivia, entre otros. 

Ha sido asesora de guión en producciones de Chile, Argentina, Francia, México, Colombia, Alemania, estre otros países. 

Ha sido ganadora de la Muestra Nacional de Dramaturgia de Chile en dos ocasiones con las obras Buffalito que camina con jeans apretados y chaqueta de cuero y Recuerdos de cosas que duelen. Ambas obras publicadas. Y ha escrito entre otras, las obras de teatro La Fedra, Hospital, El comedor, M.A Héroe de Peñablanca, que han sido montadas por diferentes colectivos teatrales. 

Entre sus publicaciones destacan la novela El hacedor de camas (Sangría, 2011), en instantánea relación de la misma editorial, La heredera Mei Alison Yang (2017), sus cuentos han sido editados en las antologías Vivir allá (Ventana Abierta, 2017), Avisa cuando llegues (Bifurcaciones, 2019), Nada (Alacraña, 2019). 

Twitter: @MoffatAle
FB: Alejandra Moffat Varas
IG: @moffatvaras


Una carta sin destino

S. W. Ming

Cunduacán, Tabasco a 31 de mayo de 2021

¿Mamá?

Yo misma era una niña cuando empecé a hacerme cargo de la crianza de mi hermana, pero supongo que dejaste de verme como una niña para verme como un soporte. Quiero ayudarte, mamá, lo digo en serio, pero aún te molestas conmigo por hacer cosas mal, ¿cómo se supone que le enseñe a alguien más? No es como cuidar mis cosas o mantener limpia la casa. Se trata de un ser humano. Si no hago algo bien puede lastimar a otros, puede salir lastimada ella misma, puede… yo no debería de preocuparme por eso, no todavía. ¡Bah!, ni siquiera sé si quiero preocuparme por ello algún día.

Perdón por culparte, sé que no eres tú. O al menos no sólo . Claro que no es tu culpa, pero no puedo evitar sentirme así. No debería ser yo. No deberíamos ser nosotras. Somos cinco personas en esta familia, pero parece que sólo somos tres. ¿Qué hay de él? No me parece justo, y lo es aun menos cuando lo escucho quejarse de la forma en que hacemos las cosas. Los cuatro trabajamos, ¿por qué él sí puede descansar y nosotras no? 

En fin, no tiene caso ni pensarlo, ¿verdad? No te diré nada ni  a él. Seguiremos haciendo su trabajo como si fuera el nuestro porque así los educaron, ¿no? Sólo me queda prometerte y prometerme a mí que ya no será así para las que vengan después. 

Tu hija.


LA AUTORA

image1S. W. Ming creció en una pequeña ciudad del estado de Tabasco donde hay más baches que libros, pero eso permitió que hubiera más espacio para los de ella. Tiene tan poca experiencia como una joven de 19 años y sin embargo está tan cansada como alguien de 90. Sueña más alto de lo que puede volar pero es demasiado entusiasta como para que le importe. Más lectora que escritora.

Taller de dibujo «Expediciones de papel» con Jennifer Rubio

 
Cartel ilustración_-01
Duración: cuatro sesiones de dos horas.
Materiales: una libreta para dibujar, hojas,  colores, lápices, crayones, cualquier elemento para dibujar que tengamos a la mano.
Cupo: 15 participantes.
Valor: 450 pesos
Horario y fechas
Inicia el 9 de septiembre
Jueves 9, 16, 23 y 30 de septiembre de 7:00 pm a 9:00 pm (horario de la CDMX)
inscripciones en: hola.una.arlequinada@gmail.com
Taller vía zoom
 
Presentación y objetivos
Este taller tiene como objetivo acercarnos sin tanto recelo, miedo, nervios al papel cuando vamos a dibujar. Siendo el dibujo un ejercicio colectivo en el que nos enfrentamos juntas a la hoja en blanco buscando expresiones libres, sueltas y sinceras, más allá de dibujos “bien hechos”. Este taller es una expedición abierta al descubrimiento donde buscaremos colectivamente diferentes posibilidades del dibujo y de los materiales que tengamos a la mano dentro de una hoja blanca.
 
Temario
Cada sesión del taller estará compuesta por una presentación y saludo, un ejercicio rápido de dibujo para soltar la mano y para finalizar un ejercicio central que será de experimentación colectiva que tendrá como finalidad brindar y compartir miedos, valentías y arrebatos artísticos.
 
Sesión 1 Cacería de dibujos
En esta sesión, empezaremos la expedición con la observación, el detenimiento, la pausa. Un dibujo no siempre es una línea sobre papel; nos pondremos en la tarea de descubrir esas otras posibilidades, de ampliar nuestro imaginario. También será una sesión para saludarnos y conocernos, para empezar a acompañarnos en medio del vértigo de enfrentarnos a la hoja en blanco.
 
Sesión 2 La hoja es un espacio
La hoja de papel es un territorio en sí mismo, hay que recorrerlo, trazarlo, componerlo. En este segundo encuentro, esa será nuestra misión, a través de dobleces y palabras, descubriremos el espacio y las posibilidades que nos ofrece.
 
Sesión 3 Dibujar es un baile
Dibujar es movimiento, es desplazamiento, huella, es un cuerpo en la pista de baile. Bajo ese orden de ideas es que se dará el encuentro de la tercera sesión. Explorar nuestros movimientos sobre la hoja como si estuviéramos bailando.
 
Sesión 4 Recorrer el camino incierto
Como última sesión, ante el mar infinito de posibilidades que  puede ser un dibujo, nos enfrentaremos a la hoja en blanco juntas, en un ejercicio colectivo, un dibujo – diálogo entre las participantes.
Sobre Jennifer Rubio
Cartel ilustración_-04

Ristelos

Faride Amero

Allí se sienta mi madre. A solas, bajo la tenue luz de la cocina. Tiene la mirada perdida en el Ristelos. ¿Dónde se ocultan los años? Se le han escapado de entre los dedos, como arena ardiente, quemando su piel con el acero de las ollas en la estufa. ¿Cómo traer de vuelta aquellos tiempos? Cerca de casa. Cerca de su familia. Allí se sienta mi madre, en el lugar que otras mujeres han tomado. Siempre es la última en comer, siempre la primera en levantarse. Va de un lado a otro, cuidando la estufa, lavando los platos.

Esa es mi madre; la sacrificada. La terca; la que, como una matriarca, regaña a quien irrumpa en su cocina. La muy tolerante; la que a cualquier desliz mío lanza un gélido reproche. Aquella justicia ciega que sólo ve lo que quiere. Aquella justicia sorda que “eso no fue lo que ella escuchó”. Una justicia parcial, en cuya balanza pesa más el corazón que el orden universal del Ma’at.

Allí está mi madre, como todas las tardes. Sentada en la cocina. Recordando. El pan árabe recién horneado tiene el olor de la abuela Selma. Las oscuras aceitunas resplandecen con destellos de azul, igual que el cabello de la abuela Dafne. Cada aroma es un fragmento de Líbano, y los recuerdos de su madre aún saben a Ristelos.

Cuando puedo, me siento con ella. La acompaño mientras se toma otra taza de café. No importa la anécdota que cuente, mi madre siempre vuelve al mismo tema. Ella conoce el origen de sus problemas. Siempre ha sido una madre responsable, una esposa ejemplar. Una diosa Astarté sin título, ingresos o experiencia laboral. Y es que las cosas ya no son lo que antes eran, algunas costumbres tienen que cambiar. Pero cuando, al levantarse, la ropa oriental de mi madre desprende un olor a incienso; cuando el sabor a yerbabuena de la comida se queda en mi boca, y al cerrar la puerta veo un Nazar; o cuando mi madre condena las vueltas de la vida con un desdeñoso “sharmuta” y se va, recuerdo que ella tiene sangre fenicia: oscura, espesa como el púrpura de Tiro.

Ella sabe qué la ancla. Sólo está esperando que haga buen tiempo para zarpar.


LA AUTORA

Foto - Faride AmeroFaride Amero. Estudiante de Letras Inglesas FFyL-UNAM. Escritora a las 3 a.m. y editora del sitio de noticias Tony’s News el resto del día. Trabajando como articulista de movimientos sociales descubrió su amor por el Medio Oriente, de donde viene su familia. Acuariana entusiasta del té negro. Está estudiando japonés para escribirle a Dazai. Lecturas de Tarot los jueves, no cobra mucho.

¡Sigue su blog Purple Prose para más chisme literario!

Curso-taller Relatos de la maternidad con Fer Monsalvo y Abi Cortés

Narraciones detonantes

Presentación

Relatos de la maternidad es un curso-taller dirigido a todas las mujeres que quieran dialogar y reflexionar sobre las implicaciones de la maternidad.

Objetivos

  • Pensar en cómo la maternidad, la hijez, el cuerpo y la subversión están presentes en la literatura escrita por mujeres.
  • Reflexionar sobre los procesos de creación y las posturas que encontramos en la literatura escrita por mujeres cuyo trabajo creativo está atravesado por la maternidad.
  • Cuestionar las formas en las que las madres han sido representadas en distintos modos del relato.

Descripción

En cada sesión revisaremos una lectura o película que será el detonante de una serie de planteamientos que comentaremos en conjunto. Asimismo, realizaremos actividades que compartiremos entre nosotras.

Duración: 4 sesiones de dos horas

Horario y fechas: los viernes 18 y 25 de junio, 2 y 9 de julio de 6:00 pm a 8:00pm (horario de la CDMX)

Plataformas: las sesiones se llevarán a cabo en la plataforma de Zoom y los materiales para cada sesión serán compartidos por medio de una carpeta de drive.

Remuneración: $600

Temario

Sesión 1
Maternidad y cuerpo, coordina: Fernanda Monsalvo

En esta sesión analizaremos la relación del cuerpo con la maternidad: ¿cómo se entrelaza el cuerpo femenino con ser madre y ser hija?

Lectura detonante: Mientras las niñas duermen de Daniela Rea

Lectura complementaria (teórica): La condición de madre y la condición de hija de Adrienne Rich

Sesión 2

Maternidad y cine, coordina: Abigaíl Cortés

En esta sesió reflexionaremos sobre la representación de la maternidad en el cine y la televisión.

Narraciones detonantes:

Relic (2021), dir.  Natalie Erika James
Fragmentos de una mujer (2020), dir. Kornél Mundruczó,
El club de las madres rebeldes (2016), dir.  Christopher Lennertz,
Lilo & Stitch (2002), dir. Chris Sanders y Dean DeBlois

Sesión 3
Maternidad y escritura, coordina Abigaíl Cortés

En esta sesión nos plantearemos una serie de preguntas sobre el ser mujer, escritora y madre. Reflexionaremos sobre el tema de la maternidad en relación con el campo literario.

Lectura detonante (teoríca): Eider Rodríguez, Devenir autora: el autorrelato como camino para deconstrucción de la postura autoral.

Sesión 4
Maternidad y poesía, coordina: Fernanda Monsalvo

En esta sesión exploraremos algunos poemas cuyo eje temático es la maternidad y las estrategias que emplean para subvertir la poesía masculinista.

Poemas detonantes:

Algo en mi vientre de Deena Metzger

Madre Soltera de Marina Yuszczuk

Chica desconocida en la sala de maternidad de Anne Sexton

La madre perfecta de Susan Griffin

Inscripciones en el correo colectivapld@gmail.com

Reseña punk: El agente topo

circle-cropped

Abigaíl Cortés

 

Mi mejor amigo, quien tenía más años de edad de los que tiene Mickey Mouse, murió un día precioso de mayo. Nuestra amistad comenzó por casualidad cuando nos encontramos en una fuente que hoy ya no existe. Las personas creían que él era mi abuelo, pero no, él era mi amigo y hacíamos las cosas que hacen los mejores amigos: comíamos juntos, tomábamos café, comentábamos libros, películas, veíamos el futbol, nos contábamos chismes, hablábamos sobre las personas que nos habían hecho daño, de las cosas que nos daban miedo y veíamos Los Simpson por las tardes.

Mientras conviví con él, aprendí que el cuidado es el centro de toda amistad aunque esto no siempre se diga de manera explícita; también, caí en cuenta de que jamás había pensado en las implicaciones de envejecer hasta que lo conocí. Yo formé parte de su red de cuidadoras hasta el último día de su vida.

Después de su muerte, tomé un de curso sobre envejecimiento y entristecí mucho porque sentí que aprendí muy tarde y que, de haber sabido más, habría podido cuidarlo mejor. Ni modo, como dicen por ahí, vivir no se ensaya.

Hoy platicaremos sobre el El agente topo (2020), un documental chileno dirigido por Maite Alberdi que me dejó con dos preguntas: ¿cómo aprendemos a cuidar?, ¿quién nos enseña?

La vejez tiene sus propias etapas y cada proceso de envejecimiento tiene diferentes necesidades. Aquí me surge otra pregunta: ¿contamos con la preparación necesaria para acompañar a las personas mayores que nos rodean? Como cuidadora de un adulto mayor que poco a poco fue perdiendo su autovalencia, puedo decir que aprendí sobre la marcha, lo cual quiere decir, dolorosamente, que me equivoqué mucho. En este sistema no hay lugar para el cuidado, como dice mi querida Estefania Morales: “cuidar es punk”.

Tal vez crean que en esta reseña no he hablado mucho sobre El agente topo, pero no, de hecho ya les he contado mucho. Creo que es importante establecer una discusión horizontal con las personas de la tercera edad. La relación abuela/abuelo-nieta/nieto es filial pero no es la única. Valdría la pena explorar más formas de relacionarnos no sólo con las personas de la tercera edad sino también con las infancias. 

En El agente topo Sergio Chamy nos comparte su visión y sus opiniones sobre todo lo que ocurre en el Hogar de Ancianos San Francisco del Monte. En este documental, don Sergio señala que el abandono y la ausencia son formas de violencia más comunes de lo que nos gustaría admitir. La condescendencia no es cuidado. Todas las personas tienen derecho a una vejez cuidada, digna y acompañada porque, en palabras de don Sergio: “la soledad es lo más grave”.

 

 Sentidos comentarios finales y anuncios parroquiales

  • Para quienes ya vieron El agente topo: ¿notaron que el Hogar de Ancianos San Francisco del Monte en su mayor parte es habitado por mujeres?, ¿han pensado por qué?
  • El agente topo se merecía el premio Óscar, sísísí cómo de que no.
  • Si quieren conocer un poco más sobre cómo escribí esta reseña, grabé un video para hablar sobre eso y lo pueden ver dando clic aquí
  • Les cuento que este año Mickey Mouse cumplirá noventa y tres años.

photo_2021-02-18_19-57-12Sobre la autora

Abigaíl Cortés nació entre los límites de Tláhuac e Iztapalapa en 1993. Es cuidadora, tallerista, lectora, escritora, editora y Pensadora de la Casa de Escorpio en Pensar lo doméstico. Cursó una licenciatura en Letras Hispánicas y sólo aprendió a deprimirse. Síganla en redes para más chismito.

 

 

 

Reseñas (2)Sobre esta columna
Reseña punk es una publicación periódica que llega el primer viernes de cada mes desde la Casa de Escorpio para el mundo. La primera temporada de este ciclo de reseñas tratará sobre películas cuyos protagonistas son personas en o cerca de la tercera edad.